FRIDA: Enfoque Temático 2018

En 2018 programa FRIDA centrará su financiamiento en dos temas prioritarios: Redes Comunitarias y Tecnologías y Género.

FRIDA trabaja 3 ejes temáticos: Innovación para el Desarrollo de Internet, Internet y tecnologías para la participación, e Internet y tecnologías para el bien de las comunidades. La brecha digital y la brecha de género en tecnología son dos desafíos transversales que impactan sobre estos tres ejes temáticos y sobre los cuales el programa se enfocará en 2018.

Redes comunitarias

Conectar al próximo billón es quizás uno de los problemas más urgentes y desafiantes en los esfuerzos por impulsar el desarrollo de Internet. Se estima que 38% de la población de América Latina y Caribe no tiene acceso a Internet. Según la CEPAL, a pesar del crecimiento en la penetración de Internet en la región, persisten las diferencias en el acceso entre las zonas rurales y urbanas, y entre niveles de ingreso. Las redes comunitarias ofrecen una vía para que comunidades remotas, actualmente desatendidas, puedan organizarse para desarrollar soluciones locales que les permitan acceder a Internet. Redes comunitarias, en el contexto de esta convocatoria, se refiere a redes de acceso a Internet, construidas y operadas por ciudadanos que desean conectar su comuna, ciudad o pueblo. Estas redes a veces son de alcance reducido y generalmente operan en comunidades de menos de 3000 personas, aunque existen casos de redes que conectan a más de 50.000 usuarios. FRIDA buscará apoyar innovaciones en modelos de negocio, regulación, desarrollos de tecnologías y desarrollo de contenidos locales que contribuyan al crecimiento de redes comunitarias. Ejemplos de proyectos financiados por FRIDA incluyen AlterMundi con el desarrollo de LibreRouter y la Universidad Estatal Paulista con Radio Amazónica Digital.

Para mayor información sobre qué constituye una Red Comunitaria, se recomienda visitar la siguiente descripción de Internet Society: https://www.internetsociety.org/es/issues/redes-comunitarias-es.

Género y Tecnología

La brecha de género en tecnología continúa siendo un desafío en América Latina y el Caribe. Numerosos estudios indican que las mujeres utilizan menos Internet en la región y que el uso de Internet es mayor en países donde existe más equidad de género. El acceso de mujeres y niñas a la tecnología está influenciado, en primer lugar, por una disparidad en habilidades digitales. Si bien hay un amplio acceso a la educación en la región, problemas ligados a la falta de infraestructura y apoyo para la educación digital previenen el acceso y uso a Internet y tecnologías.

La brecha de género se extiende al involucramiento de mujeres no sólo como usuarias, sino también como productoras de tecnología. Según estimaciones del BID, solo 11% de de las mujeres de América Latina y Caribe que completan su educación terciaria, se reciben de carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemática). En el mundo emprendedor, el Banco Mundial estima que sólo 7% de las startups tecnológicas son lideradas por mujeres. Esta inequidad impacta a su vez sobre el acceso de mujeres a oportunidades de empleo en tecnología, incluyendo la Industria de Internet, un sector en el que se espera tendrán un crecimiento exponencial en las próximas décadas. De esta manera, acelerar el involucramiento de mujeres en tecnología es una estrategia para el empoderamiento económico de futuras generaciones. Finalmente, la tecnología replica inequidades de género en el plano digital, lo cual hace fundamental trabajar sobre los derechos digitales de mujeres y niñas y la apropiación de Internet como espacio público para ejercer derechos y libertades.

En respuesta a estos desafíos, Programa FRIDA concentrará sus esfuerzos en apoyar proyectos innovadores que promuevan la equidad de género y liderazgo femenino en la industria de Tecnología e Internet. Podrán postular proyectos enfocados en desarrollar de habilidades digitales entre mujeres y niñas, incentivar la participación de mujeres en mercados digitales y carreras en tecnología, implementar estrategias para la defensa los derechos digitales, y mayor seguridad e inclusión de mujeres y niñas online; y apoyar al involucramiento de mujeres en el despliegue de infraestructura de Internet para promover el acceso y adopción de Internet.

Ejemplos de iniciativas incluyen Coding Rights, ganadora del Premio FRIDA para Mujeres en Tecnología, y finalistas del llamado 2017.