El Fondo Regional para la Innovación Digital en América Latina y el Caribe (FRIDA) proporcionó apoyo financiero al proyecto Mapeo Digital para desarrollar una metodología que permita identificar factores y áreas de riesgo en asentamientos de la zona metropolitana de Guatemala.

Mediante una subvención, FRIDA sirvió de impulso a esta iniciativa que pretende ayudar a agilizar y priorizar políticas públicas en esos territorios de Guatemala.

Según sus promotoras, Onice Arango y Andrea Valladares, es un proyecto tecnológico de mapeo participativo de riesgos sociales y territoriales que pretende convertirse en un referente de participación multisectorial en la creación de información y diagnóstico urbano.

¿En qué consiste el proyecto Mapeo Digital de asentamientos de Guatemala y cómo surge la iniciativa?

Mapeo Digital es un proyecto de mapeo participativo de riesgos sociales y territoriales en áreas vulnerables impulsado por Perpendicular (https://www.perpendiculargt.com/), iniciativa que cofundamos con el objetivo de realizar investigación-acción para la solución de problemáticas urbanas colaborativamente con distintos actores.

La propuesta surge después de la muerte de 266 personas en una comunidad vulnerable a deslizamientos.

La propuesta se concentra dos ejes. Uno de ellos es institucional, que busca fomentar espacios de encuentro que fortalezcan la red de actores y validar la integración al contexto guatemalteco del proyecto. El otro eje es comunitario: a través de una serie de talleres participativos y uso de tecnología, buscamos identificar áreas de riesgo en cada territorio, por medio del mapeo del conocimiento colectivo de sus pobladores, al mismo tiempo que dichos pobladores se capacitan para poder identificar estos riesgos.

¿Cómo funciona la recolección de información con drones y su georreferenciación en el terreno mediante una app?

La información es recolectada y georreferenciada durante diferentes etapas del proceso. La primera es el vuelo del drone que nos permite generar una fotografía actualizada de la comunidad con la cual trabajamos durante las etapas de mapeo comunitario.

Así mismo, utilizamos la app Co-Mapp (http://co-mapp.org/) desarrollada por el Observatorio del Derecho a la Vivienda de México para realizar una encuesta socioeconómica por hogar. Esta aplicación nos permite georreferenciar el lugar en donde se realiza la encuesta y empalmar los datos con la foto del asentamiento por medio del programa Quantum GIS.

¿Cómo lograron involucrar a la comunidad para el reconocimiento y mapeo de su territorio?

Formamos distintas alianzas con actores estratégicos, y uno de ellos fue TECHO Guatemala. Gracias a su vínculo con las comunidades, pudimos reunirnos con los líderes comunitarios, plantearles los objetivos del proyecto y definir su interés en realizar Mapeo Digital en su comunidad y la oportunidad de darnos un acompañamiento cercano durante su implementación. Luego fue necesaria una asamblea comunitaria para dar a conocer el proyecto, hablar de sus etapas y definir fechas.

¿Qué datos de riesgos de los asentamientos lograron obtener a partir de la realización de los primeros mapeos realizados sobre las zonas de estudio?

Por medio del mapeo realizado logramos obtener datos cualitativos y cuantitativos de cuatro comunidades. Los datos cualitativos recogen información sobre infraestructura existente en la comunidad y áreas aledañas, listado de amenazas prioritarias de la comunidad y las viviendas, número de habitantes y cómo se ven afectados, qué capacidades tienen para enfrentar una amenaza y qué posibles proyectos a nivel comunitario serían factibles para reducir su vulnerabilidad.

Los datos cuantitativos se centran más en la recopilación de datos por hogar relacionados a ingresos, servicios de salud, educación, espacios de vivienda, seguridad social y servicios básicos, lo cual permite medir la pobreza de forma multidimensional. Además, en viviendas seleccionadas, se aplicó una herramienta diseñada para el área metropolitana que permite determinar la susceptibilidad y la exposición a riesgo a pequeños deslizamientos.

Estos datos están siendo socializados con distintas instituciones públicas y organizaciones, a fin de incidir en la toma de decisiones y acciones, explorando su valor y la importancia de continuar recolectándolos.

¿Qué resultados han logrado desde que recibieron la financiación de FRIDA?

Durante un año logramos mapear cuatro comunidades vulnerables e involucrar a 220 habitantes activamente en dichos procesos. También hemos logrado socializar la metodología con más de 30 instituciones y organizaciones públicas, privadas y del tercer sector y fortalecer nuestras alianzas con actores determinantes para la sostenibilidad del proyecto.

Debido a la experiencia adquirida y la sinergia con diferentes actores, co-organizamos el Primer Encuentro de Resiliencia Urbana del Área Metropolitana, iniciando una discusión entre diferentes sectores sobre las acciones y limitaciones de intervención en los asentamientos informales.

Finalmente, Perpendicular se ha posicionado como una iniciativa de innovación social en temas de resiliencia y otras oportunidades siguen surgiendo en temas de investigación – acción en áreas vulnerables.